Superposición del sitio

7 consejos para emprender por primera vez

Comenzar un negocio es un camino duro y lleno de obstáculos en el que frecuentemente nos gustaría haber contado con los conocimientos precisos para equivocarnos lo menos posible. Como abogado, he podido conocer de primera mano las experiencias profesionales y personales de muchos emprendedores. De sus éxitos y fracasos empresariales podemos sacar los siguientes 7 consejos para emprender por primera vez:

1. Emprende sólo en lo que conozcas: Es la regla número uno del emprendimiento. No montes un negocio sobre aquello que no conoces. En todos los sectores existen innumerables complicaciones y problemas que quienes son ajenos ignoran. Infórmate, aprende y conoce el sector a fondo antes de emprender. Te garantizo que evitará que te metas en un sector y te arrepientas cuando ya sea tarde.

2. Sé objetivo con tu idea de negocio, ¿la comprarías?: Es normal que tengamos una idea de negocio y nos enamoremos de ella; además, nuestros familiares y amigos probablemente nos animen a creer que es una idea maravillosa. Valora de forma objetiva tu idea y busca validarla lo antes posible con potenciales clientes reales. Si no es correcta, estás a tiempo de renunciar a ella o de modificarla para hacer que encaje con lo que el mercado quiere. Sobre este asunto, te recomiendo un libro magnífico del empresario y escritor estadounidense Eric Ries: The Startup Way: How modern companies use entrepreneurial (El método Lean Startup: Cómo crear empresas de éxito utilizando la innovación continua).

3. Intentar gustarle a todo el mundo es la mejor forma de no gustarle a nadie: Hay una frase maravillosa que dice «no intentes gustarle a todo el mundo, no eres una croqueta». Te gusten o no las croquetas, debes saber que los negocios generalistas y sin un público definido no tienen posibilidades de éxito en el mercado. Intentar llegar a demasiada gente hará que tu propuesta no sea específica y no termine por gustarle a nadie. Además, el conocimiento de un nicho de mercado en profundidad, hará que seas capaz de conocer mejora a tus clientes y entender exactamente lo que necesitan, aumentando tus ventas, reduciendo tus costes y aumentando tus beneficios. Si quieres saber más sobre este tipo de estrategias, te recomiendo el libro «Estrategia competitiva: Técnicas para el análisis de la empresa y sus competidores», de Michael Porter.

3. Establece tu target ideal: Como un arquero que apunta a una diana, debemos buscar un perfil de clientes muy concreto al que se adapta nuestra propuesta de valor y que va a estar interesado en pagar por ella. De esta forma, seremos mucho más precisos en nuestras estrategias comerciales y ahorraremos bastante dinero, obteniendo unos resultados mucho mejores.

4. Establece objetivos para tu empresa: Los objetivos de tu empresa pueden ser económicos o de otros tipos. En todo caso, debes plasmarlos por escrito, junto con las fechas en que esperas conseguirlos y los pasos a seguir para ello. Mi recomendación es que realices revisiones mensuales, trimestrales y anuales sobre la consecución de tus objetivos, evaluando si los estás cumpliendo y, si no los estás cumpliendo, evaluando qué ha fallado. Es posible que el objetivo fuese demasiado ambicioso, que tu planificación no haya sido correcta o que no estés trabajando en la dirección correcta.

5. Incorpora la tecnología en tu negocio: El uso de la tecnología marca la frontera entre las empresas que sobreviven y las que fracasan en el mercado. Digitaliza tu negocio y aprovéchate de las ventajas que ello supone; serás capaz de llegar a un mayor número de personas y de ofrecerles un mejor servicio, de una forma rápida y eficiente, ahorrando en muchos costes del modelo tradicional de negocio. Además, el uso de la tecnología te permitirá evitar errores humanos con graves consecuencias para tu empresa.

6. Emprende con los medios que tengas y reinvierte tus beneficios en mejorar: Un error que cometen muchos emprendedores es pensar que necesitan muchos medios para emprender un negocio, estableciendo una estructura de costes muy grande y necesitando grandes cantidades de dinero. Además, no conoces con seguridad cuáles van a ser tus necesidades concretas. A día de hoy, existen muchas alternativas para ahorrar costes fijos inicialmente, así que úsalas; al fin y al cabo, ya tendrás tiempo de reinvertir en lo que sea necesario.

7. Asesórate correctamente por profesionales especializados: Montar un negocio es una actividad que conlleva riesgos legales y económicos muy elevados en cualquiera de las actuaciones que realiza: patentar una marca, darse de alta como autónomo, montar una sociedad que limite la responsabilidad económica, obtener financiación bancaria, aportar bienes a nuestro negocio, contratar o despedir a un trabajador, etc. La mayor parte de los emprendedores no es consciente de los problemas legales que un negocio puede suponer y el esfuerzo que supone su solución. Aunque te cueste dinero, externalizar este servicio es la alternativa más inteligente y eficiente económicamente. Céntrate en hacer que tu negocio tenga éxito y deja que los profesionales que contrates se encarguen de lo demás.

 

          Alejandro Bravo Quemada.